Escudo de la Universidad Politécnica de Madrid

Escuela Técnica Superior de Ingenieros
en Topografía, Geodesia y Cartografía

Evolución histórica del Departamento

 

El Departamento en Ingeniería Topográfica y Cartografía nació como consecuencia de la estrategia decidida a nivel nacional por el ministerio español de crear una figura de organización, el departamento, que se situase en una posición intermedia entre los centros de educación, preocupados por la totalidad de la formación y las cátedras universitarias, focalizadas en materias específicas y además de forma no sistemática ni exhaustiva.
Estos departamentos tenían como razón de ser el ocuparse de la organización de determinadas materias de conocimiento y en este sentido se concibieron en la idea de que pudiesen ser transversas a los centros, cuando se impartiese formación de una determinada materia en varios de ellos.
La cuestión es que la UPM, que nació como fusión de escuelas técnicas previas, el sentido de escuela, de centros estaba muy arraigado y la figura del departamento no encajaba bien en una estructura que acababa de consolidarse.


Así ocurrió que  en el mes de octubre de 1987 se creó en la entonces Escuela Técnica Universitaria de Ingenieros en Topografía un departamento, el de Ingeniería Topográfica y Cartografía con la finalidad mencionada, pero que de hecho que no cumplía ninguna de las dos funciones con las que se había generado la idea: ni abordaba una parte de las materias del centro, pues se encargó de todas las materias excepto del inglés, ni se extendía a la docencia de las mismas materias que se impartían en otros centros, en su momento en casi todas las escuelas de la Universidad Politécnica de Madrid.
Excepto la cuestión del inglés, Escuela y Departamento abordaban prácticamente el mismo universo de aplicación, lo cual constituía una circunstancia realmente atípica. En cuanto a representantes, como en Junta de Escuela no figuraba el representante de inglés, todos los miembros participantes en los organismos eran los mismos, aunque con distintas funciones. En bastantes ocasiones las sesiones se han celebrado una tras la otra y lo que se ha producido es un cambio en la disposición de cargos. Con una analogía expresiva, se trataba de un “departamento uniprovincial”.
La diferenciación se establecía a nivel de perspectiva: el departamento trataba las cuestiones docentes y la escuela el contexto organizativo y de infraestructura. En muchos casos el reparto de tareas resultaba fácil de discriminar, pero en otros no tanto y había que ser ciertamente hábil para diferenciarlas. Una muestra general: inicialmente los programas de doctorado dependían de los departamentos como encargados de áreas temáticas del saber, luego paran a depender de las escuelas como garantes de las titulaciones …
En cualquier caso, a nivel práctico, el departamento resultó un nivel organizativo estimulador de la actividad general. Eso sí para que el resultado fuese bueno, siempre ha sido preciso una coordinación y un entendimiento perfecto con la Escuela.

En cuanto a la dirección del Departamento, los sucesivos directores que se han ido sucediendo han sido:
1) Nicolás Serrano Colmenarejo
2) Pedro Cavero Abad
3) Antonio Santos Mora
4) Rosa Mariana Chueca Castedo
5) Miguel Ángel Bernabé Poveda
6) Abelardo Bethencourt Fernández
7) Miguel Ángel Manso Callejo
8) Antonio Vázquez Hoehne