Escudo de la Universidad Politécnica de Madrid

Escuela Técnica Superior de Ingenieros
en Topografía, Geodesia y Cartografía

Reseña Histórica de la Escuela

Los antecedentes más lejanos de la actual ETS de Ingenieros en Topografía Geodesia y Cartografía, dentro del ámbito civil, se sitúan en la creación en 1796 del cuerpo de Ingenieros Cosmógrafos de Estado y del Real Observatorio de la Escuela de Astronomía. 

Son el primer intento, en la edad contemporánea, de institucionalizar las enseñanzas teóricas y prácticas de la Astronomía y sus aplicaciones a la vida civil, como "la formación de la Carta Geométrica del Reyno y de cualquiera otra que se realizara en los dominios de ultramar". La invasión napoleónica y la instalación de las tropas francesas en el Observatorio llevaron a la ruina tan loable iniciativa docente.

Objetivos más ambiciosos tenía el Real Decreto de 1 de mayo de 1835, que establecía en la capital la creación de una Escuela de Ingenieros Geógrafos, y complementaba otro del día anterior donde "se manda formar un cuerpo denominado de Ingenieros Civiles". Se ordenaban, así, bajo la inspección del Director del Observatorio Astronómico las enseñanzas a impartir, "ejercitándose los alumnos prácticamente en las observaciones astronómicas y en las operaciones topográficas y geodésicas".

En 1859 se promulga la Ley de Medición del Territorio de la que Coello había sido redactor, y ante la falta de personal capacitado para tan ambiciosa empresa, el mismo Coello crea la Escuela Teórico-Práctica de Ayudantes, encargada de la formación de Topógrafos, los cuales dirigieron su esfuerzo y capacidad a la ejecución de un auténtico plan catastral y a la realización de las triangulaciones de tercer orden.

Con distintos nombres, entre ellos la de Escuela Especial de Topografía Catastral y siempre bajo la dirección de Coello, mantuvo sus enseñanzas hasta su clausura en 1869, año en que terminan sus estudios los alumnos ingresados con anterioridad.

En 1870, por iniciativa y bajo proyecto de Ibáñez de Ibero, se crea el Instituto Geográfico que significa, por un lado,  la inmediata puesta en marcha de un plan para la realización de los trabajos geodésicos, topográficos y cartográficos necesarios para la confección del Mapa Topográfico Nacional a escala 1:50.000 y, por otro lado, la asignación al mismo de los Jefes y Oficiales de los cuerpos facultativos militares y los ingenieros civiles  que se designarán, así como la creación del Cuerpo de Topógrafos.

En 1873 pasa a denominarse Instituto Geográfico y Estadístico y en su Reglamento se especifica que es "un establecimiento científico, sin que su misión se pueda extender a la enseñanza teórica o práctica de las ciencias que en él se aplican", con lo que se deja la formación del personal de los Cuerpos de Topógrafos e Ingenieros Geógrafos, - este creado en 1900 - a otras instituciones docentes, civiles o militares, limitándose el Instituto a controlar el proceso de selección.

 Es ochenta años después, cuando se crea la Escuela de Topografía, siendo el entonces Instituto Geográfico y Catastral (IGC), la institución que impulsa su creación.

Por Decreto de 24 de septiembre de 1954, dependiendo del Ministerio de Educación Nacional, la Escuela de Topografía, cuya misión ha sido la formación de Topógrafos, habilitando a sus titulados, tanto para el ejercicio libre de la profesión como para el ingreso en el citado cuerpo, y, en general, para el desempeño del mismo en las demás Entidades y Corporaciones públicas.

La Ley de 20 de julio de 1957 de Ordenación de las enseñanzas Técnicas integró en el Ministerio de Educación Nacional todas las Escuelas, bajo la genérica denominación de Escuelas Técnicas de Grado Medio, y asignó el correspondiente título de Perito a sus titulados, estructurando sus enseñanzas en un curso selectivo de tres años de carrera, para quienes fueran bachilleres superiores con reválida, y estableciendo un curso preparatorio, que debía ser aprobado en un plazo máximo de dos años, para quienes accedían con la titulación de bachiller elemental.

Las primeras promociones de Peritos Topógrafos tenían prácticamente garantizado el acceso al funcionariado ya que el IGC convocaba igual número de plazas que el de titulados.

La Ley General de Educación de 1970, y la constitución en 1971 de la Universidad Politécnica de Madrid,  supone la integración en ella como Escuela Universitaria,  de la Escuela de Ingeniería Técnica Topográfica y la implantación con carácter general en el curso 1972-73, del primer curso de las enseñanzas de nivel universitario dentro del nuevo Plan de Estudios denominado Plan Experimental. 

Modificado en 1990 mantuvo su vigencia hasta que en el curso 1992-93 se implantó el Plan que actualmente se está extinguiendo y que tiene su origen en la Ley de Reforma Universitaria (LRU) de 1983.

Desde su integración en la Universidad Politécnica de Madrid, la historia de la Escuela queda vinculada a la de esta institución y como hechos destacados podemos señalar, entre otros, el traslado, desde su ubicación inicial y tras una complicada peripecia constructiva, a su actual sede en 1988 y la implantación en nuestra Universidad de los estudios de 2º ciclo de Ingeniero en Geodesia y Cartografía que ha constituido uno de los hitos más importantes de la historia de la Escuela. Se hacía posible la continuación de estudios hasta el nivel más alto en Ingeniería.

Con el cambio de nombre a Escuela Técnica Superior de Ingenieros en Topografía, Geodesia y Cartografía se  introdujo el correspondiente programa de Doctorado que ha permitido al nuevo Centro albergar los tres ciclos de la enseñanza universitaria.

En la etapa actual se está abordando con mucha ilusión y trabajo el importante reto de la implantación de las nuevas titulaciones impulsadas por los acuerdos de Bolonia  y el Espacio Europeo de Educación Superior, y reguladas por el Real Decreto 1393/2007  que establece la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales.

Este proceso está renovando de manera significativa los contenidos y metodologías de nuestras enseñanzas, actualizándolas y gestionándolas con un enfoque basado en los parámetros de calidad establecidos por la UPM.